Blog de Angelita

Historia de la neonatología

Posted on: noviembre 10, 2008

juan camilo ariza

La historia de la neonatología abarca muchos años, que seria imposible plasmar en este editorial en su totalidad. No obstante voy a tratar de revisar los más importantes que, considero, son del mayor interés para nuestra subespecialidad.


La neonatología es una rama de la pediatría dedicada a la atención del recién nacido, sea sano o enfermo. Proviene etimológicamente de la raíz latina natos que significa nacer y logos que significa estudio, es decir, es el “estudio del recién nacido”.


Sería para mi imposible escribir sobre la historia de la neonatología, sin hablar del convento Port Royal, cercano al jardín de Luxemburgo, en el París de 1625. Este convento fue transformado en una prisión durante la Revolución Francesa (también llamado prisión De La Bourbe y Puerto libre). En  1814 la prisión fue convertida en maternidad y, terminada su remodelación en 1818, se dedicó principalmente a la atención del post parto. Este centro mostró las primeras disminuciones de la mortalidad neonatal e infantil.


La importancia de un ambiente cálido para el neonato, y especialmente para el prematuro, fue documentada hacia los inicios de 1800, en Francia.Aunque muchos métodos de calentamiento han sido usados a través de los siglos, la primera  incubadora fue desarrollada alrededor de 1835 en San Petersburgo y el primer reporte teórico de su uso en el cuidado del prematuro, fue publicado por Denucé (1824-1889) en 1857. El Dr. Credé (1819-1892), en 1864, usó cunas de doble pared, con circulación de agua caliente entre las mismas. A finales del Siglo XIX, bajo la dirección del médico obstetra Stéphane Tarnier (1828-1897; quien era jefe de obstetricia de la Universidad de París) se desarrolló la primera incubadora usada en bebés humanos y que lleva su nombre. Esta incubadora tenía la ventaja de cerrarse, y fue desarrollada en la principal maternidad de París.


Él no fue el inventor de las incubadoras, porque el concepto no era nuevo, pero fue quien lo aplicó al cuidado  regular de los neonatos prematuros. En 1888, Pierre Budin (1846-1907) publicó un artículo en que describía su experiencia en el cuidado de prematuros en el Hospital de la Maternidad de París. Diez años más tarde, trabajó en la clínica del Dr. Tarnier. Publicó luego, en 1900, el libro titulado Le Nourisson. En Londres, en la famosa revista Lancet, apareció además su artículo “El uso de la incubadora para niños”, donde revisa la historia de este invento y describe la muerte de 2.534 niños prematuros por su omisión. Desde este momento la construcción de incubadoras se impone como una obligación para la ciencia médica.


Otros adelantos en la neonatología se fechan en el año 1892 y fueron realizados, también, por médicos franceses. Irónicamente, las primeras observaciones en neonatología fueron ejecutadas por obstetras y anestesiólogos. Se considera que el padre de la neonatología es el Dr. Pierre quien escribió el primer libro dedicado a los partos prematuros y diferenció a los lactantes en pequeños y grandes para su gestación.

Aún después de la implementación de cuidados especializados para los recién nacidos, se introdujeron
en los Estados Unidos de Norteamérica algunas de las más influyentes y tempranas actividades e investigaciones. La enfermedad hemorrágica del recién nacido fue descrita por Townsend, en 1894. En 1914, el Dr. Julius H. Hess (1876-1955), en Chicago, inició las unidades de cuidados para recién nacidos prematuros, en el Hospital Michael Reese. En 1924, Albrecht Peiper (1889-1969) se interesó en la maduración neurofisiológica de estos pacientes. Durante estos años, los cuidados principalesde los neonatos estribaban en proporcionar calor, alimentación y aislamiento.


En la década de 1940 a 1950, se hicieron exitosas exanguinotransfusiones por la eritroblastosis fetal, y comenzó la unificación de criterios para el manejo de los recién nacidos prematuros. También  la comercialización de las primeras incubadoras para estabilización térmica. En 1950 se inicia el gran desarrollo de la neonatología en Inglaterra y surge un importante interés por el uso de la ventilación a presión positiva en el síndrome de dificultad respiratoria.


En el mismo año, se introducen los antibióticos en el área neonatal y, en 1953, la Dra. Virginia Apgar, anestesióloga, contribuyó con la escala para la evaluación del grado de asfixia perinatal en la adaptación a la vida extrauterina. En 1957, Ethel Dunham escribió el libro El prematuro. En el año 1959, Avery y Mead asocian la enfermedad de membrana hialina a un déficit de surfactante. En 1960 se desarrollaron los primeros ventiladores en neonatología y la cirugía neonatal empezó ha ser cada día más agresiva hasta
llegar a la cirugía fetal de gran desarrollo en la época actual. En el año 1967 el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia reconoció la necesidad de la estrecha relación entre el obstetra y el neonatólogo para disminuir la morbilidad peri natal, iniciándose en 1973 los servicios de cuidados peri natales en los
Estados Unidos de Norteamérica.


Desde 1970 la práctica neonatal experimenta más desarrollo, más refinamiento y uniformidad en sus manejos; se introducen, además, nuevos métodos de tratamiento. Hubo, por esta época, un gran desarrollo en los sistemas de nutrición neonatal, la alimentación por sonda y la alimentación parenteral; se hicieron más rigurosas las terapias nuevas, solamente basadas en estudios controlados y aleatorizados, que reconocían más rápidamente sus fallas o efectos adversos. Desde esta década se insiste cada vez más en el cuidado especial de enfermería, en los cuidados de asepsia, antisepsia y lavado de manos para la prevención de infecciones intrahospitalarias.


En 1980, Fujiwara comunica la primera experiencia exitosa en el uso de surfactante exógenoen síndrome de dificultad respiratoria. En el periodo reciente, Volpe ha contribuido con la fisiopatología y con la clasificación de la hemorragia intracraneana y las convulsiones neonatales. Sarnat, entretanto, ha estudiado la fisiopatología de la encefalopatía isquémica. Nuestro país no ha sido ajeno al desarrollo de la neonatología mundial y, en los últimos 30 años, ha experimentado un importante progreso en las unidades de cuidado neonatal, inicialmente en las principales capitales del país y, en estos días, en
ciudades más pequeñas. Sin embargo, son muchas las modificaciones que tendremos que hacer en nuestro sistema de salud para poder impactar con una disminución en la morbi-mortalidad neonatal, objetivo principal de la neonatología moderna.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: